Los simuladores virtuales recrean una realidad a través de programas informáticos permitiendo al usuario tener la sensación de estar presente en ella. El aprendizaje es apoyado por medios tecnológicos, estimulando los múltiples canales de comunicación: visual, auditivo y motor permitiendo al estudiante “aprender haciendo”. Además, esta herramienta provee un espacio de aprendizaje colaborativo.